Cultura Turismo

Jameos del agua

Fue César Manrique quien supo imaginar y transformar lo que era el desplome del techo de un tubo volcánico por el que corrió la lava procedente del volcán de la Corona, al norte de la isla, en un espacio único en el mundo. Fueron su mente privilegiada y sus manos llenas de vida las que modelaron el agreste y negro basalto para dar forma a un lugar en el que reinan armonía, belleza, paz y sosiego. Blanco, azul, verde y negro, los colores que Manrique regaló a su isla, se entremezclan a…

Lea más